Share
ShareSidebar
Tecnica de compensacion

 

 

 

 

 

Comenzamos definiendo el término de la compensación , con este término se define el fenómeno que recupera el eliquibrio entre la presión del gas externo y el de nuestras cavidades corpóreas. Dicho de esta manera parece complicado, pero vamos a aclararlo un poco.

Si tenemos dos recipientes herméticamente cerrados cada uno lleno de gas a una presión diferente, los gases mantendrán sus presiones siempre que el recipiente no se deforme ni haya entrada o salida de gases (suponiendo temperatura constante). Si conectamos ambos recipientes y permitimos el intercambio de gases, ambos se mezclaran, finalizando los dos recipientes con la misma presión.

Cuando compensamos las cavidades aéreas, principalmente las del oído medio, realizamos la misma operación, equilibramos la presión del exterior sobre el tímpano (debida principalmente al agua) con la del oido medio, reforzada por el aire de nuestros pulmones hasta conseguir igualdad entre presiones.

Ya estamos en disposición de compensar mecánicamente el oído medio. Las cavidades aéreas como los senos (frontal, maxilar, etmoidal y esfenoidal) están siempre en comunicación con la cavidad nasal y la compensación es automática. Si las mocosidades que comunican estas cavidades están congestionadas (resfriados o similares) puede suceder que estos caminos estén bloqueados. En este caso tendremos dificultades para la compensación y haremos bien en renunciar a la inmersión . Los pulmones están siempre en contacto con el esternón y con las cavidades aéreas y no hace falta hacer esfuerzos para compensarlos. Nos queda otro espacio aéreo importante, es el creado artificialmente al utilizar gafas de buceo. Pero dado que de forma natural permitimos el paso por la nariz, esta compensación también se realiza de forma automática.

Volvamos a nuestro oido medio. ¿Cómo lo compensamos? Primero veamos dónde está y cómo es.

 

 

 

 

 

 

 

El oido se divide en Externo , Medio e Interno (ver dibujo en el que el externo es azul, el medio marron y el interno verde). A groso modo podemos decir que el externo comprende el pabellón auditívo (oreja), el conducto auditivo externo y el tímpano. El oído medio comunica el tímpano con los órganos del oído interno , que transforman las vibraciones en señales nerviosas.

El oído medio está comunicado con la parte posterior de la cavidad nasal a través de un pequeño tubo llamado la trompa de Eustaquio (marcado con una flecha azul en la figura). Mediante él es posible pasar aire de la boca y nariz al oído medio o viceversa y así compensarlo. La trompa está revestida de una mucosa que, al inflamarse, puede impedir el paso del aire con consecuencias evidentes.

 

 

 

 

 

 

Tras esta breve introducción veremos las distintas maniobras de compensación . Cada una de ellas recibe diversos nombres dependiendo del lugar en el que nos encontremos.

La maniobra clásica, llamada de Valsalva , recibe su nombre de Antonio Valsalva, que la utilizaba para curar la otitis purulenta. Básicamente perforaba el tímpano y al aumentar la presión del aire en el oido medio conseguía expulsar todo el pus. Para realizarla el submarinista debe cerrárse la nariz pinzándola con los dedos e intentar expulsar aire por la nariz (por supuesto el aire no saldrá ya que la tenemos bloqueada). De esta forma aumenta la presión en la cavidad nasal, consiguiendo atravesar la trompa de Eustaquio y así compensar el oído medio.

El problema de esta maniobra es que requiere un esfuerzo respiratorio notable que conlleva inconvenientes debido al importante invremento de la presion endotorácica.


Mucho menos traumática, e igual de eficiente cuando se realiza correctamente, es la maniobra de Marcante-Odaglia , también conocida como maniobra de Frenzel .

Esta técnica precisa qe el submarinista tapone su nariz de la misma forma que en Valsalva. Para aumentar la presión en la cavidad nasal no intenta soplar, sino que aprieta con la lengua hacia arriba y hacia atrás (no con la punta, sino con la parte posterior). El efecto conseguido es el mismo, al aumentar la presión el aire pasa por la trompa de Eustaquio compensando el oído. Pero, como ya adelantamos, esta técnica es mucho menos traumática y, por lo tanto, tiene una eficacia superior al Valsalva clásico. En contra tenemos que es difícil de enseñar y sólo puede ser aprendida mediante tentativas, pero vale la pena si tiene en cuenta que es posible que un Valsalva forzado puede llevar a un aumento de la presión del fluido cerebroespinal, el cual se trasmite posteriormente al oído interno, pudiendo causar la rotura de la ventana redonda (membrana entre oido medio e interno) con consecuencias gravísimas. En otros casos puede ser causa de emorraguias oculares o desprendimientos de retina. PArticularmente importante para el submarinista es que puede causar un barotrauma pulmontar con el consecuente EGA.

Otra técnica es la maniobra de Tonybee . Ésta se realiza mediante un movimiento de deglución (como si tragásemos saliva). Este movimiento provoca, de forma indirecta, que la trompa de Eustaquio se abrá, permitiendo el paso del aire. Esta técnica tiene la ventaja de ser la menos traumática de todas, y que además permite la compensación en sentido contrario (al ascender). Pero en su contra se puede argumentar que la compensación es muy lenta y débil, y sólo un escaso número de personas podrán utilizarla.

En conclusión, compensar es más que importante. Además es recomendable su práctica de forma que la maniobra sea lo más sencilla posible para nosotros. Una vez sumergidos, debe realizarse de forma repetida, con la menor separación posible entre compensaciones, de forma que éstas sean lo más pequeñas y lo menos traumáticas posible.

TECNICAS DE COMPENSACION